El diálogo interno, ejercicio y la meditación

dialogo-interno
dialogo-interno1. Cuida lo que te dices. El diálogo interno que tenemos con nosotros mismos es de vital importancia para encontrarnos bien, o por el contrario, tristes o desanimados. Con nosotros mismos pasamos más horas que las que puede estar nadie de nuestro entorno. Y nosotros no querríamos estar con alguien que nos tratase mal. Por tanto, si no consentiríamos que alguien nos insulte, nos machaque o nos desvalorice; No lo hagamos con nosotros mismos (soy idiota, no valgo nada, siempre hago todo mal…) Igualmente que esto no se lo diríamos a un amigo no lo hagamos con nosotros.  Así que, intentemos llevarnos bien con nosostros, es la primera relación de las que tenemos que podríamos mejorar, ayudémonos, comprendámonos, tratrémonos con respeto, animémonos y, en definitiva, démonos una buena compañía.
Es increíble el poco valor que se le da a todas las cosas que nos vamos diciendo durante el día a día, y la mayoría de ese diálogo interno nos pasan desapercibido, pero tiene su repercusión e impacto a nivel emocional.

2. Haz ejercicio. El cuerpo necesita moverse y una rutina que permita descargar tensiones. Poner en forma el cuerpo da energía a nuestra mente. Y en ciertos momentos de crisis personales es el mejor recurso para empezar a renovarse por dentro.3. Medita unos minutos al día. Dediquemos un espacio de tiempo a que nuestra mente se pare y concentre en ese momento en concreto, sin ir más allá ni más atrás.

Estas tres recomendaciones son formas de incorporar ciertos hábitos saludables que nos permitan cuidarnos y tratarnos mejor.
El enlace que aparece abajo es de un vídeo que explica que la mente es muy importante y no dedicamos ningún tiempo a cuidarla. El protagonista nos pregunta “¿Cuál es el momento del día que dedicas a no pensar en nada, ni en lo qué pasó ni en lo qué pasará? El momento del día que empleas en no estar distraído, superado por las emociones, simplemente estando en “el aquí y ahora”. Todas las cosas importantes que nos perdemos por estar distraídos y no estar viviendo con atención plena lo que sucede a nuestro alrededor.
Está muy poco valorado el momento presente. La mayor parte del tiempo la mente está perdida en pensamientos y, en parte, eso hace que seamos infelices. Emplear tiempo en la meditación es una herramienta para mejorar nuestro estado de ánimo y cambiar nuestra vida. Se trata de invertir 10 minutos al día en la meditación. La meditación consiste en un ejercicio de buscar un equilibrio, ni es la relajación que nos lleva a quedarnos dormidos, ni les la tensión en la que estamos generalmente en todo momento.
Se puede extraer la conclusión que la mayoría de las personas preferimos esperar a que algo vaya mal y empezar a preocuparnos del qué hacer o depender de alguien que me arregle el problema, en vez de empezar hoy mismo, y no mañana, a hacer las cosas de forma diferente. Nos cuesta mucho empezar a tomar pequeñas medidas que en un futuro seguro serán significativas para nuestro bienestar. Simplemente esperamos a que ocurra el desastre.
Pero podemos empezar hoy mismo, en este momento a mejorar nuestro presente, el “aquí y ahora”.
Pincha en este enlace: