¿Tengo que ir al psicólogo?

Si sientes que puedes ser más feliz, está en tus manos poner los medios adecuados para ello, es una de las cosas más vitales y más transcendentales que podemos hacer por nosotros mismos.

Es normal estar asustado, angustiado o con dudas cuando se acude por primera vez a un psicólogo, cuando uno cuenta aspectos tan importantes y privados de su vida. Es función del profesional crear un clima de confianza y serenidad que permita al paciente sentirse a gusto exponiendo su dificultad. Crear un buen vínculo en las primeras sesiones es nuestro objetivo principal para el buen funcionamiento del proceso terapéutico.

Ten en cuenta que si ya has tenido una experiencia previa en terapia no significa que vaya a ser lo mismo, puesto que el momento vital de cada uno varía, al igual que las herramientas y enfoque del terapeuta que hayas elegido.

¿Psicólogo o psiquiatra?

El objetivo final de ambos es mejorar la calidad de vida del paciente. La diferencia estriba en el camino para lograr esto. En primer lugar el psiquiatra es médico y su herramienta principalmente es farmacológica. En cambio el psicólogo clínico no es médico y no puede recetar medicación, pero su formación es en psicoterapia.

En nuestro Centro te ayudaremos a identificar qué te genera malestar o sufrimiento, nombrar emociones, diferenciarlas, cómo se relacionan con tus conductas, pensamientos. En el proceso terapéutico desarrollarás las estrategias y recursos que te resulten más funcionales y pensamientos más constructivos para manejar las situaciones que te rodean, así como, a llevarte mejor contigo mismo. Finalmente tu estado de ánimo será más positivo.

Ten en cuenta que, ambos profesionales, psicólogo y psiquiatra pueden ser necesarios y complementarios en algunas patologías o momentos vitales de la persona, en cualquier caso, no son incompatibles.

¿Cómo elijo el psicólogo?

Independientemente del modelo terapéutico concreto que utilice el psicólogo, aunque es importante informarse o tener alguna referencia del mismo, es conectar con esa sensación de “feeling” cuando estás en la primera sesión, que te sientas escuchado y comprendido en tu problemática por el profesional que te atienda. Que primen las sensaciones de ser comprendido, escuchado y no juzgado.

En nuestro Centro la relación entre el terapeuta y el paciente son de colaboración e implicación mutua. Ambos adquirimos un compromiso común; la mejora para tú bienestar.

¿Cuánto dura la terapia?

La primera sesión suele tener una duración más amplia de una hora o más dependiendo del caso, las siguientes 45 minutos. En casos de terapia de pareja o familiar las sesiones serán de una hora.

En cuanto a la duración del proceso terapéutico a priori no hay un estándar o baremo que fije cual va a ser la duración de la terapia. Dependiendo de la persona, problemática, motivo de consulta, tiempo que lleva en situación de crisis, necesidades, objetivos, etc.

Son varios los aspectos que se valorarán en las primeras sesiones y a partir de los cuales se puede establecer una aproximación de tiempo necesario por necesidades del propio paciente. Puede ser una consulta puntual de una sesión o pocas sesiones, a resultar un proceso que dure meses o años.

Aún así, es importante saber detectar y afrontar los problemas lo antes posible cuando la solución es mucho más sencilla.

¿Es muy caro?

Sabemos que es algo que cuesta, pero creemos que es algo que va más allá de lo económico. Cuesta esfuerzo, compromiso para con uno mismo y con los demás, y aprender a valorar tu propio bienestar por encima de lo económico.

Aun así, sabemos que hay personas que quieren hacerlo pero que se encuentran en dificultades económicas, y por eso desde nuestro Centro nos esforzamos para que nuestros precios puedan ser asequibles, sea cual sea tu situación.

¿En realidad puedo cambiar?

El paciente adquiere una serie de herramientas, estrategias y conocimientos que le acompañarán siempre. Las personas somos moldeables, adaptables y se trata de potenciar la flexibilidad de cada uno de manera que permita el cambio y el crecimiento personal. No se trata de cambiar la personalidad, sino de permitir que se potencie lo mejor de cada uno, aceptando los límites de cada uno y de la vida. Y, a veces, también aprender a adaptarnos, de la mejor forma posible, a nuevas circunstancias que tocan vivir.

Sabemos que es un desafío cambiar de posición aún cuando nos perjudique la actual, pero fomentar la ilusión, la felicidad, la adaptación a las distintas etapas de la vida es un objetivo vital que te proponemos alcanzar y te proporcionamos los medios para ello.

¿Puedo recaer?

Previo al alta tanto el propio paciente como el terapeuta valoramos y reforzamos los nuevos recursos, conocimientos sobre sí mismo y estado de ánimo del paciente.

Aunque sabemos que en el futuro nadie está libre de tener un episodio traumático o que los cambios en las circunstancias de la vida provoquen un sufrimiento o necesidad de requerir ayuda en otro momento vital.

¿Como solicito la primera cita?

Ponte en contacto con nosotras:
calzadaponce@psicologasmadrid.com

Mónica Calzada 657 674 596
Berta Ponce 661 992 521